Así funciona el Índice de Intensidad de Innovación (I3)

El establecimiento de la innovación en la operación y visión de futuro de la empresa depende de la capacidad de implementar mecanismos que permitan medirla y, de esta manera, controlar todos los aspectos del proceso y sus resultados.

Si uno no mide periódicamente qué porcentaje de los resultados empresariales provienen de innovación uno está gestionando la innovación ‘a ciegas’. Sólo midiendo se puede gestionar que el porcentaje del resultado aumente. A su vez, el incremento de los resultados de innovación potencia y valida la gestión de los líderes que están involucrados en este proceso frente sus accionistas y directorio.

Una de las mediciones más exhaustivas del éxito de la innovación es el Índice INNSPIRAL de Intensidad de Innovación (I3), que permite demostrar el aporte al negocio en términos financieros de dichos resultados. En cualquier empresa e industria.

La Intensidad de Innovación es el porcentaje del EBITDA que proviene de soluciones de innovación implementadas en los últimos 5 años.

El indicador I3 genera importantes beneficios para la gerencia de innovación de la empresa y su comité ejecutivo.

Los beneficios de medir Intensidad de Innovación son:

Conocer el impacto real de la innovación y proyectar su futuro

Conocer el avance real de cada una de las iniciativas de innovación del portafolio.

Orientar de forma más eficiente los recursos disponibles para iniciativas de innovación.

Generar accountability sobre el impacto de los esfuerzos de innovación.

Alinear y movilizar a las personas hacia la obtención de resultados

Definir métricas e incentivos individuales alineados con el resultado de las iniciativas de innovación.

Comparar mensualmente el resultado proyectado con el resultado real obtenido para tomar acción.

Generar credibilidad y apoyo para los líderes del proceso

Medir y evidenciar de forma sistemática e indiscutible su progreso, permite sumar apoyo dentro de la organización y la atención permanente del comité ejecutivo.

Evidenciar la capacidad de la compañía de crear valor nuevo

Comunicar al directorio y a potenciales inversionistas el aporte concreto del portafolio de innovación al crecimiento de la compañía.

Niveles de Innovación en las Empresas

En INNSPIRAL creemos que existen cuatro Niveles de Capacidad Corporativa de Innovación. Profundamente creemos que toda empresa, de cualquier industria, puede alcanzar el Nivel 4, siempre y cuando mida I3 y sus líderes decidan actuar para progresivamente aumentar su resultado:

Nivel 1: Irrelevancia desconocida

En este nivel I3 es inferior a 10% y, por tanto, aún irrelevante en el desempeño económico de la compañía. Hasta ahora este KPI no ha sido medido, por lo que además el desempeño de la compañía en innovación es desconocidamente irrelevante.

Nivel 2: Irrelevancia conocida

En este nivel I3 ha sido medido, pero aún es inferior a 10%. Por tanto, la innovación en la compañía siendo aún irrelevante, es conocida, y existe el propósito del CEO y su equipo de vicepresidentes de actuar para aumentar la Intensidad de Innovación.

Nivel 3: Relevancia gestionada

En este nivel I3 es medido, gestionado y ya ha superado el 10%. Cuando una compañía ingresa en este tercer nivel, los resultados avalan el liderazgo de innovación del CEO y sus vicepresidentes. El impacto de la innovación en el aumento del EBITDA genera confianza y siembra las bases de la cultura de innovación. El proceso de intensificación de la innovación se vuelve irreversible.

Nivel 4: En las alturas de la Innovación

La Intensidad de Innovación es medida, gestionada y ya ha superado el 20%. Cuando más de un quinto del EBITDA del año ha sido logrado por innovaciones de alto impacto, se afianza la cultura de innovación y el Directorio asume la innovación como un Key Driver de su estrategia para el crecimiento y la sostenibilidad de su rentabilidad. En este nivel, la compañía incursiona en la incorporación de tecnologías exponenciales, recientemente desarrolladas en universidades, centros de investigación tecnológica y startups de clase mundial. Esto habilita que se puedan lograr innovaciones que representen un salto de más de 10% de I3 en un mismo año.