Holanda: Ejemplo de Innovación en Alimentos para Chile

4.Abr.2019

Iván Vera

En 1997 las exportaciones chilenas fueron de US$17 billones. En 2011, ya exportábamos US$81 billones. Con una tasa de crecimiento anual compuesta de 12%, las exportaciones chilenas se cuadruplicaron en catorce años. Sin embargo, a partir de 2012, la persistente reducción del precio del cobre echó por tierra esta tendencia y en 2017 terminamos exportando lo mismo que diez años antes. ¡Crecimiento nulo en diez años!

La buena noticia: nuestras exportaciones de alimentos no han dejado de crecer. En 1990 exportamos US$2 billones. Hoy esta cifra supera los US$17 billones. Chile ocupa el lugar 25° del ranking de exportadores de alimentos. Número 1: Estados Unidos con US$149 billones; el 2: Países Bajos con US$93 billones. Este último con la misma cantidad de habitantes que Chile, por cierto.

Debemos poner foco en innovación y emprendimiento en alimentos. Con una tasa de crecimiento anual de 15% podríamos cuadruplicar las exportaciones alimentarias en 10 años. La demanda mundial por alimentos seguirá creciendo. La población mundial y sus exigencias también. Estudiar a Holanda y aprender de ellos es imprescindible. ¡La oportunidad de innovar en alimentos es ahora mejor que nunca antes!

Innovación en alimentos: oportunidad para Chile

En Chile, debemos observar muy bien a la industria de alimentos de los Países Bajos. Los holandeses han construido por décadas capacidades de innovación. En 1950, el rendimiento del cultivo de manzanas era de 6 toneladas por hectárea. En 2016, la misma hectárea produjo 43. Holanda es líder en productividad de cultivo de tomate, pepinos, cebolla y otras hortalizas. En 2000, los holandeses se propusieron duplicar la producción agrícola utilizando la mitad de los recursos. En ocho años, los agricultores han disminuido un 90% el uso del agua. Han desarrollado invernaderos inteligentes, con riego automatizado, monitoreo de crecimiento sensorizado y aplicaciones de Internet Of Things. Cada hectárea de invernadero produce las mismas toneladas de hortalizas que diez hectáreas a la intemperie y reduce el uso de agroquímicos en un 97%.

Wageningen University es la universidad de agronegocios más importante del mundo según un ranking elaborado por Taiwán con la consideración de más de 300 universidades de excelencia científica y tecnológica. Asimismo, FoodValley.nl, en Wageningen, es el ecosistema de innovación y tecnología en alimentos más relevante del mundo, el cual está enfocado a crear nuevas tecnologías para la industria alimentaria. En este valle colaboran la universidad, centros de investigación, centros de formación técnica, empresas, fondos de inversión, e instituciones de gobierno.

Debemos estudiar con atención y con intención lo que están haciendo los holandeses. Debemos visitarlos y establecer mecanismos de colaboración con ellos. La industria de alimentos de Chile ya exporta US$ 17.000 millones y seguirá creciendo. Si innovamos en alimentos, podríamos acelerar y cuadruplicar nuestras exportaciones en menos de diez años. Vamos bien. Pero podríamos ir mejor. La innovación y exportación de alimentos de mayor valor es oportunidad y tarea para cientos de miles de chilenos.

Por Iván Vera, fundador de INNSPIRAL

Columna publicada originalmente en El Mercurio