Iván Vera sobre la digitalización: “esta es la tarea pendiente de Chile”

4.Abr.2019

Iván Vera

A fines de 1990, Tim Berners Lee, ingeniero de software británico, que colaboraba en el centro de investigación CERN de Suiza, diseñó las tres tecnologías básicas – HTML; URI; y HTTP – que darían forma a lo que hoy conocemos como la “web”. Con base en estas tecnologías, Internet inició una revolución silenciosa, gradual, exponencial y muy profunda, que se fue tomando espacios en nuestras vidas y lugares de trabajo. Amazon, la plataforma web de retail fundada en 1994, es destinataria hoy de 50 de cada 100 dólares que los norteamericanos gastan a diario en e-commerce. El valor de sus acciones en bolsa subió 173% desde enero 2015, siete veces más que en los dos años previos y 12 veces más que el índice S&P 500. Uber es una plataforma tecnológica de acceso a transporte público que fue fundada hace solo siete años. Ya está en 500 ciudades y ha levantado US$ 9.850 millones en 14 rondas de inversión. Como estos hay miles de ejemplos de pequeños que se volvieron grandes. El valor que está siendo creado en la web es inconmensurable.

A principios del siglo XX la industria eléctrica estaba en sus inicios. En 1917 no existía el televisor; ni el cine; ni la lavadora, ni el horno microondas. Recién estaba existiendo la iluminación pública eléctrica. Todo estaba por ocurrir. Y todo ocurrió en menos de 50 años. Estamos en 2017 y si bien es cierto que ya estamos viendo las maravillas de la “industria digital” todo está por ocurrir, y muy probablemente ocurrirá en los próximos 20 años.

Hace 40 años Chile emprendió -muy oportunamente- un exitosa transformación hacia una profunda apertura comercial de su economía. En esta cruzada nacional tuvimos un desempeño ejemplar a nivel mundial. Primero bajamos unilateralmente nuestros aranceles de importaciones. Luego, en la década de los 90, suscribimos 25 Tratados de Libre Comercio (TLCs) con las principales naciones del mundo, que representan el 64% de la población mundial y el 86% del Producto Geográfico Bruto del planeta. Tanto así, que nos hemos ido transformando en un mercado de prueba para marcas internacionales en automóviles; banca; cosméticos; electrónica; retail; etc.

La globalización era una fuerza mundial que trascendía a uno u otro gobierno. La apertura comercial de Chile ha sido el resultado de un “Acuerdo Nacional” sustentado por una política de Estado, desarrollada consistentemente por décadas. El próximo gobierno tendrá una tarea de Estado impostergable: Liderar la construcción de un acuerdo nacional que convoque a políticos de todas las tendencias; empresarios; emprendedores; inversionistas; periodistas y académicos para avanzar en la transformación digital de la economía chilena. Una meta digna de este desafío sería lograr que al 2025 el 30% de nuestro PIB provenga de la economía digital. Algunos propósitos que nos encaminen correctamente hacia una imponente economía digital nacional: Enseñar a programar a 50.000 mil niños desde los 10 años de edad; multiplicar por 10 la cantidad de ingenieros en informática que egresan de universidades chilenas; crear una infraestructura digital 5G; lograr que más de 50.000 de las 200.000 pymes de Chile vendan On-Line más del 50% de su facturación; alcanzar los US$ 10.000 millones de dólares en exportaciones de tecnología minera basada en robótica; telemática e inteligencia artificial.

Los próximos 20 años nos ofrecen una miríada de oportunidades. En esta nueva cruzada nacional (y a la vez global) hay oportunidades para todos.

Por Iván Vera, Fundador y Presidente de INNSPIRAL

Columna publicada originalmente en Economía y Negocios de El Mercurio