Innovación Empresarial: Liderar en Tiempos de Incertidumbre

4.Abr.2019

Iván Vera

Esta vez la revolución es global y es digital. Todo está cambiando, y todo cambiará más rápido. Nuevos conocimientos, tecnologías y emprendimientos acelerarán los cambios. Soluciones digitales como Airbnb crecen a doble dígito captando millones de usuarios en el mundo. El cambio es imparable, pues se alimenta de la preferencia de los usuarios, quienes reciben más por menos y optan por cambiar de proveedor. Este crecimiento es alimentado por miles de millones de dólares en capital de riesgo. Desde su fundación hace solo 7 años Uber ha captado US$9.850 millones en 14 rondas de aumentos de capital.

Para quienes lideran empresas estos cambios representan incertidumbre. La primera reacción de directores y gerentes será activar procesos de reducción de costos para mantener competitivos sus negocios. Ésta siempre será condición necesaria, pero esta vez insuficiente. En adelante habrá que aprender a liderar en la incertidumbre y a crear nuevos negocios que incluso compitan con los tradicionales antes que un tercero entrante lo haga. Tendremos que “uberizarnos” antes que alguien nos “kodakice”.

Quienes lideramos compañías tenemos que aceptar que no estaremos enterados de todas las tecnologías emergentes, que vienen por miles, que aparecen en centros de investigación en todo el mundo y con una diversidad de aplicaciones posibles.

Miles de startups nacen a diario y utilizando nuevas tecnologías y novedosos modelos de negocio buscan captar millones de usuarios ofreciendo más por menos. Desde lugares donde la gestión de innovación empresarial está en el alma de la cultura surgen jóvenes emprendedores con soluciones radicalmente superiores a lo existente: Airbnb, fundada en California; Spotify, en Suecia; Waze en Israel y Skype en Estonia.

Los cambios se volvieron completamente impredecibles. Tendremos que desprendernos de la necesidad de certidumbre. Lo que está surgiendo como el único camino sustentable para nuestros negocios es enfrentar la incertidumbre. Debemos caminar hacia lo desconocido, develando nuevas fuentes de valor para nuestros clientes y usuarios. Debemos gestionar el futuro y no solo el presente. Digitalizar completamente una empresa tradicional es un proceso desconocido. TwistPrint es un software desarrollado en Chile por dos jóvenes emprendedores, los cuales en solo cuatro años triplicaron la productividad de las imprentas, habiendo iniciado este emprendimiento sin experiencia alguna en esta industria. Hoy esta solución está emprendiendo vuelo en diversos países de América, incluyendo Estados Unidos.

No se trata de encarar lo desconocido de manera temeraria. Se trata de liderar procesos de rápido aprendizaje colectivo hacia lo que clientes y usuarios realmente valoran, con una inamovible determinación por lograr un resultado explícitamente definido. Riesgo e incertidumbre son conceptos diferentes. La incertidumbre es la probabilidad de fallar en el intento de alcanzar un resultado sin contar con todo el conocimiento necesario para lograrlo. El riesgo es el valor esperado del daño. Matemáticamente, el riesgo es el valor del daño que sería provocado por un determinado evento, multiplicado por la probabilidad de ocurrencia de dicho evento. De manera que podemos enfrentar altos niveles de incertidumbre manteniendo niveles bajos de riesgo si durante los inicios del proceso de una determinada innovación -cuando la incertidumbre aún es alta- invertimos bajas cuotas de recursos y probamos la nueva solución con muy acotados niveles de exposición. Y, efectivamente, en los inicios de una innovación requerimos bajos niveles de inversión de capital y de muy poca gente, pero muy competentes.

Las grandes empresas buscarán ser conducidas por quienes puedan liderar en tiempos de incertidumbre. Las corporaciones promoverán y contratarán a sus gerentes y profesionales buscando aquellos atributos de personalidad que permitan liderar acotando riesgos en condiciones de alta pocas certezas, similares a aquellos de los emprendedores exitosos. Importará menos la experiencia en la industria y más los rasgos de personalidad: determinación, orientación a resultados, coraje, curiosidad, pragmatismo y flexibilidad. El obstáculo a esta transición será interno y vendrá de aquellos gerentes que teman a los cambios. El temor es miedo. Y el miedo es inconfesable.

Iván Vera, Fundador y Presidente de INNSPIRAL