Innovación en El Mercurio: La revancha del auto eléctrico

10.Oct.2016

Arturo Herrera

En los inicios de la industria automotriz, 130 años atrás, el emprendedor e ingeniero Andrew Lawrence Riker funda la Riker Electric Motor Company y construye el primer vehículo eléctrico de la historia. Como Riker, en las primeras décadas del siglo XX existieron más de 12 compañías desarrollando diferentes autos a electricidad.

Por alguna extraña razón, tuvieron que pasar más de 100 años para que volviéramos a tomar en serio estos vehículos. Son varios los emprendedores y empresas que hoy apuestan fuerte por la masificación de los autos eléctricos en el mundo con Tesla de Elon Musk a la vanguardia. En el año 2015 su modelo top de línea S P85D logró 103 puntos en el ranking Consumer Reports de Estados Unidos. Un ranking que por definición no puede entregar más de 100 puntos, rompiendo con la escala establecida.

Tesla logró desarrollar y demostrar que poseer autos eléctricos es una muy buena idea. Esto ha catalizado el surgimiento de un movimiento global para viabilizar esta industria y sus derivados. En Japón ya funcionan más de 40 mil cargadores de autos. Y en Holanda la compañía Fastned ya tiene más de 50 estaciones de carga operando, donde parte importante de la energía proviene del sol y del viento.

Importantes marcas de la industria como BMW, BYD, Renault, Nissan, GM, Hyundai, Audi entre varios otros están desarrollando modelos eléctricos con autonomías cercanas a los 400 kilómetros y precios cada vez más accesibles. Según Bloomberg, de aquí al 2040 el 35% de las ventas de vehículos nuevos en el mundo serán eléctricos, pero todo indica que si se mantiene la tendencia a la baja de los costos de las baterías esa predicción se cumplirá varios años antes.

Al parecer en Chile no aún no nos damos por enterados. Mientras en California existe un programa que subsidia hasta US$6.500 por la compra de un auto cero emisión, en nuestro país se acaba de aprobar una normativa que amplía la restricción en Santiago a vehículos catalíticos en modelos anteriores al 2012, incentivando con eso la compra de vehículos nuevos con la misma tecnología contaminante de siempre, que permite mitigar, pero no resolver el problema de la contaminación en Santiago.Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS)este año, 23 ciudades chilenas están dentro de las más contaminadas del mundo. Todos los inviernos la misma historia. El mismo problema resignado de siempre. Un aire contaminado que año a año silenciosamente nos mata.

Chile cuenta con condiciones únicas para la generación de energía solar y eólica. Puerto Montt tiene mejores condiciones de radiación solar que Alemania, uno de los países que lleva la delantera en generación de energía eléctrica solar. Con la última subasta eléctrica se proyecta para 2021 energía un 20% más barata y mucho más limpia gracias a que más del 50%de la energía generada será solar y eólica (en el paquete subastado). Lo que en un futuro no muy lejano permitirá que los vehículos eléctricos se carguen con energía de fuentes renovables. Para lograrlo en Chile, es necesario que las autoridades de Medio Ambiente, Transporte y Energía actúen con velocidad y decisión en definir políticas que incentiven la adopción a gran escala de esta tecnología.

El mundo está a un paso de una revolución que permitirá reducir los altos índices de CO2 y contaminantes que le arrojamos. Con todas nuestras ventajas como país, ¿Tomaremos la iniciativa o nuevamente reaccionaremos tarde?

Por Arturo Herrera, Gerente General de INNSPIRAL

Lee la publicación original en El Mercurio