Dos compañías quieren lograr los primeros viajes a 1.000 kilómetros por hora con el hyperloop

La carrera para traer un sistema de trenes de alta velocidad a Estados Unidos está tomando temperatura. Unos años atrás, Elon Musk de Tesla y SpaceX soñaron con el concepto de hyperloop, un sistema de alta velocidad que utiliza tubos de baja presión para propulsar cápsulas llenas de pasajeros a una velocidad de 1.000 kilómetros por hora. Así, la compañía Hyperloop Transportation Technologies (HTT) está liderando los esfuerzos para traer este concepto a la realidad, para lo cual ya están construyendo una pista de pruebas en California. Mientras tanto, otra empresa de nombre curiosamente similar, Hyperloop Technologies, ha estado silenciosamente reuniendo fondos para construir la suya propia en Nevada, anticipando una competencia fuerte.

HTT ha reunido su buena parte de titulares noticiosos en los últimos años a medida que la compañía se apoya en un modelo de crowdsourcing de ingeniería para construir una pista de pruebas cerrada cercana a Quay Valley, una próxima ciudad alimentada por energía solar que albergará a unos 75 mil habitantes a medio camino entre Los Ángeles y San Francisco. La pista podría estar abierta al público en 2018 y, si todo va bien, HTT tiene su mira puesta en un trazado de 560 kilómetros para conectar a Los Ángeles y San Francisco en sólo 36 minutos.

Por un tiempo, HTT fue el único en la pelea, pero Hyperloop Technologies entró en 2015 con su propio sueño, el hyperloop entre Los Ángeles y Las Vegas. Comenzaron con un capital de US$8.5 millones y en poco más de un año éste ya se empina por sobre los 100.

¡Esta historia de hiper-velocidad está recién comenzando!

Lee el artículo completo en InHabitat