Presidente de INNSPIRAL en el DF

Por décadas Chile ha sido un caso de éxito del comercio internacional. En 2014 exportamos US$ 42 billones en minerales; 17 billones en alimentos y 6 billones en productos forestales y celulosa. En el ranking global de países exportadores somos No.1 en cobre; No.2 en salmón; No.5 en vino; etc. Somos Top 10 Mundial en todo lo que exportamos. Como proveedor de recursos naturales procesados, Chile es un gigante mundial.

El principal motor de las exportaciones chilenas ha sido el acelerado crecimiento de China. En pocos años este país pasó de ser la 5ª economía mundial a ocupar el 2º lugar después de EE.UU. Pero China va disminuyendo gradualmente su crecimiento, lo cual ha estado golpeando al precio del cobre y a nuestras exportaciones, las que dejaron de crecer en 2011, disminuyendo en 15% desde entonces. Para empeorar el escenario, los costos de producción del cobre chileno han aumentado; y seguirán aumentando, conforme nuestro país se siga desarrollando. La minería chilena está disminuyendo su productividad y está perdiendo competitividad global.

No hay duda que debemos seguir exportando Cobre. Pero necesitamos cambios. Debemos enfocarnos en que los proveedores de la minería innoven para aumentar radicalmente la productividad y sustentabilidad de nuestras exportaciones. Si ENAEX, DISAL y MOLYCOP desarrollan tecnología para provocar saltos en productividad de faenas mineras como Los Bronces o Escondida, dichas innovaciones podrán luego ser exportadas a Perú, y Australia. Debemos enfocarnos en exportar tecnología minera y no solo minerales.

La buena noticia es que esto ya está ocurriendo. ENAEX está creando nuevas soluciones de tronadura que permiten un aumento en productividad en el proceso de chancado, aguas abajo del proceso de extracción. Asimismo, esta compañía acaba de contratar a Stanford Research Institute para el desarrollo de tecnología de telecomando de sus operaciones en rajo abierto para viabilizar la explotación de rajos de baja ley, garantizando la seguridad de los trabajadores en las faenas mineras. DISAL está innovando en los procesos mineros de tratamiento de desechos y uso eficiente del agua. Y como estos están emergiendo muchos ejemplos más en Chile.

China nos está empujando a innovar nuestra industria minera. Los proveedores de la minería parecen ser los protagonistas de este futuro, sin embargo los roles protagónicos también están siendo asumidos por empresas mineras, nuevos proveedores, startups, universidades, centros de investigación y agencias públicas de innovación, ciencia y tecnología. Chile ya está caminando hacia exportaciones 2.0.

Si quieres leer la columna en el diario, haz click aquí