La innovación es la clave

Ha dedicado su vida a la innovación y el emprendimiento. Con más de 30 años en el circuito I+D, es un destacado promotor, creando conexiones entre el sector empresarial chileno y los principales centros de investigación y desarrollo del mundo. Conversamos con él para profundizar en el desafío que tienen las empresas para innovar y las perspectivas de Chile para ser un foco real de innovación en el Conosur.

Por Javier Aramburu García

“Somos top ten en todo lo que exportamos”, dice Iván Vera frente a un aula repleta de estudiantes de la China Europe International Business School. Es una clase de MBA y Vera les explica el protagonismo de nuestro país como exportador de cobre, vinos y salmones. “Ustedes nos miran a nosotros y creen que somos un microbio y ustedes gigantes. Nosotros somos gigantes, y en todo lo que nosotros hacemos, ustedes son microbios”.

Así es Iván, fundador de Innspiral, la aceleradora de innovación que desde 1989 se ha especializado en incorporar y operar la innovación en las empresas, aumentando su valor y potenciando su crecimiento.

Con el gobierno de Sebastián Piñera se dijo que 2013 fue el año de la innovación. Hoy con el cambio de Gobierno, ¿estas políticas públicas han cambiado?

Esa declaración me parece fantástica porque le dio relevancia al tema. No obstante, hay un error implícito: éste es el siglo de la innovación para Chile. Si queremos ser un país desarrollado, de ingreso de 40 mil dólares per cápita bien distribuidos, la innovación es el Santo Grial del desarrollo de las naciones.

Esta es una política del Estado, de las empresas, inversionistas, universidades, sociedad civil organizada, entonces en el fondo, esto va mucho más allá de una política de gobierno. Una política de gobierno es transitoria, una política de Estado trasciende, pero una política país trasciende al Estado. Esto debería ser una política país durante todo el siglo.

Chile va a ser el primer país desarrollado de América Latina, con certeza, gracias a la innovación.

¿Por qué crees esto?

Donde hay competencia hay innovación, la competencia es la incomodidad, y frente a esto toca innovar. Hoy día la innovación está presente en el discurso de al menos el 80% de los gerentes generales. El tema es pasar del discurso a la acción, porque creo que aún el resultado final de innovación no está más allá que en las competencias del 20% de las empresas que facturan más de US$ 100 millones en Chile.

En 5 años más va a estar en las competencias de al menos el 80%. Paso de la nada al discurso, y del discurso a la acción. Está ocurriendo.

¿Qué le haría falta a nuestro país hoy para profundizar aún más en ésta área de innovación?

Creo que al país le hace falta unos tres o cuatro casos de éxito extraordinarios, del nivel Crystal Lagoons. iPad fue un tremendo caso de éxito de Apple, ¿cierto?, entonces, una compañía que se mande dos o tres casos de éxito, bien vistosos y como el chileno es copión, entonces ahí van a comenzar a copiar. Porque los gerentes generales de las grandes empresas en Chile saben de commodities, pero no le dan valor a la innovación, no saben cómo hacerlo y creen que no existe o que es para otros.

INNOVACIÓN EN LAS EMPRESAS

¿Esta tendencia a innovar es para las empresas que tienen los recursos, empresas grandes, o cualquier empresa puede hacerlo?

La innovación es para que cualquier empresa, tamaño, industria, país, logre crear sistemáticamente, varias veces al año, nuevaS soluciones para los problemas que los cliente tienen resignados. Nuevas soluciones que originen la preferencia de los clientes y que le generen más utilidades antes de impuestos a los accionistas y más impuestos al país.

¿Qué se requiere para innovar?

Se requiere un solo recurso: un gerente general convencido. Ni siquiera un dólar. El dinero llega donde está la oportunidad, porque es capaz de olfatear el retorno sobre la inversión. Los gerentes generales que no innovan son incompetentes en innovación.

¿Cuál debiese ser el punto de partida de un gerente que está dispuesto a innovar?

Dejar de mirar tanto el Balance Corp y empezar a mirar a los clientes a las pupilas, porque al final innovar es crear nuevas soluciones para los problemas que tienen tus clientes. Ponte de cara a los clientes y no de cara a los accionistas.

¿Cómo se van dando esas competencias?
La innovación se aprende en gerundio: Innovando.

CLUB DE INNOVACIÓN

¿Qué es el club de innovación?

Es una agrupación de principalmente grandes empresas que buscan aprender a innovar innovando y colaborando. Aprender del otro. Mes a mes, nos juntamos a compartir prácticas de innovación. Cómo lo hace el que lo hace bien y aprendemos unos de otros.

Acabamos de establecer una alianza con Stanford Research Institute, un centro de investigación tecnológico en Sillicon Valley y que trabajan con todas las empresas tecnológicas de Estados Unidos. Es un proceso de trabajo conjunto para que las 42 empresas que hoy están en el Club aprendan a hacer innovación basada en descubrimiento tecnológico reciente.

¿Qué impacto podría tener esto?

Vamos a conocer las tecnologías que están desarrollando en Stanford, para tenerlas disponibles para resolver problemas que tienen los clientes en Chile, y crear nuevas soluciones a partir de esas capacidades que no están en el país.

No hay que confundir investigación con innovación. El primero es transformar dinero en conocimiento e innovar es transformar conocimiento en dinero. Durante los últimos 10 años nos dedicamos a aprender a transformar conocimiento en valor para el cliente y como consecuencia, resultado antes de impuesto para el accionista.

Ahora vamos a aprender a transformar nuevo conocimiento en nuevo dinero, a través de la investigación y desarrollo de soluciones, pero usando tecnologías recientes. Nosotros nos vamos a conectar con Silicon Valley para ser el referente mundial de cómo un país salió del subdesarrollo y la pobreza, y vamos a ser el primer país desarrollado de América Latina.