Del Power Point a la calle

Por Arturo Herrera, CEO de INNSPIRAL:

¿Habitualmente se le ocurren ideas creativas? Posiblemente sí, ¿cierto? En la ducha, dando un paseo, leyendo un libro, conversando con su hijo, etc. Ahora una pregunta difícil. ¿Cuántas de esas locas y creativas ideas ha logrado implementar? Posiblemente pocas o ninguna, ¿no es verdad?

He visto que en las grandes corporaciones pasa algo similar. Tienden a darle mucha importancia y tiempo a ser creativos, generar ideas e instalar un software que permita almacenarlas para su “gestión”. Ideas, ideas y más ideas. Frase típica es por ejemplo, “con nuestro concurso de innovación generamos 1.056 ideas”. Pues bien, esto no es suficiente. De esa manera no se logra marcar la diferencia, ni generar resultados, ni menos construir una cultura de innovación sostenible en el tiempo. Con esta tendencia solo se están generando ideas, las que al igual que la mayoría de las que se nos ocurren día a día, no se implementan.

Entonces, ¿qué podríamos hacer para que realmente resulte? No es que quiera “venderle” otra receta más, pero desde la práctica hemos visto que funciona. Dicho esto entonces, comience por involucrar al Gerente General y su comité ejecutivo en definir desafíos concretos conectados con la estrategia de la compañía. Su liderazgo es fundamental (como en toda disciplina de management). Luego seleccione a los mejores 5–8 talentos disponibles. Entienda el problema, busque soluciones, priorice y construya un portafolio acotado pero relevante de 10-12 iniciativas, máximo. Juegue sus fichas. De apoyo político y recursos para asegurar que esos proyectos se implementen. Asigne líderes de proyectos con talento, tiempo y ganas. Busque fuera de su empresa emprendendores/startups que tengan algo avanzado. Atráigalos. Intégrelos. Balanceé su portafolio. Pruebe, falle y aprenda. Vuelva atrás. Mejore su solución, vuelva al mercado. Implemente. Aléjese del pos-it, de los power point y los excel mentirosos y salga a vender a clientes reales, acelerando la implementación de los proyectos de innovación para generar resultados auditables y concretos.

Con estos primeros resultados, la innovación como disciplina va a ir ganando su espacio dentro de la organización. Más personas se van a sumar. Más personas van a atreverse a salir de la zona de comfort. Poco a poco se va a construir una cultura pro-innovación, donde esta dejará de ser solo “poesía” y pasará a aportar directamente al resultado de la empresa.

Entonces… ¿qué están haciendo en su compañía para acelerar los proyectos de innovación?

Si quieres ver la versión original de la columna en Pulso, haz click AQUÍ

Por Arturo Herrera, CEO de INNSPIRAL:

¿Habitualmente se le ocurren ideas creativas? Posiblemente sí, ¿cierto? En la ducha, dando un paseo, leyendo un libro, conversando con su hijo, etc. Ahora una pregunta difícil. ¿Cuántas de esas locas y creativas ideas ha logrado implementar? Posiblemente pocas o ninguna, ¿no es verdad?

He visto que en las grandes corporaciones pasa algo similar. Tienden a darle mucha importancia y tiempo a ser creativos, generar ideas e instalar un software que permita almacenarlas para su “gestión”. Ideas, ideas y más ideas. Frase típica es por ejemplo, “con nuestro concurso de innovación generamos 1.056 ideas”. Pues bien, esto no es suficiente. De esa manera no se logra marcar la diferencia, ni generar resultados, ni menos construir una cultura de innovación sostenible en el tiempo. Con esta tendencia solo se están generando ideas, las que al igual que la mayoría de las que se nos ocurren día a día, no se implementan.

Entonces, ¿qué podríamos hacer para que realmente resulte? No es que quiera “venderle” otra receta más, pero desde la práctica hemos visto que funciona. Dicho esto entonces, comience por involucrar al Gerente General y su comité ejecutivo en definir desafíos concretos conectados con la estrategia de la compañía. Su liderazgo es fundamental (como en toda disciplina de management). Luego seleccione a los mejores 5–8 talentos disponibles. Entienda el problema, busque soluciones, priorice y construya un portafolio acotado pero relevante de 10-12 iniciativas, máximo. Juegue sus fichas. De apoyo político y recursos para asegurar que esos proyectos se implementen. Asigne líderes de proyectos con talento, tiempo y ganas. Busque fuera de su empresa emprendendores/startups que tengan algo avanzado. Atráigalos. Intégrelos. Balanceé su portafolio. Pruebe, falle y aprenda. Vuelva atrás. Mejore su solución, vuelva al mercado. Implemente. Aléjese del pos-it, de los power point y los excel mentirosos y salga a vender a clientes reales, acelerando la implementación de los proyectos de innovación para generar resultados auditables y concretos.

Con estos primeros resultados, la innovación como disciplina va a ir ganando su espacio dentro de la organización. Más personas se van a sumar. Más personas van a atreverse a salir de la zona de comfort. Poco a poco se va a construir una cultura pro-innovación, donde esta dejará de ser solo “poesía” y pasará a aportar directamente al resultado de la empresa.

Entonces… ¿qué están haciendo en su compañía para acelerar los proyectos de innovación?

Si quieres ver la versión original de la columna en Pulso, haz click AQUÍ