Revista Capital: ¿Cómo andamos por casa? – Innovación

En Apple, el 60% de su EBITDA proviene de la innovación. Un concepto que está de moda en la empresa chilena, pero que no muchos parecen entender a cabalidad. Éste es el mapa de la innovación en Chile. Por Catalina Allendes

Lenta pero segura. Así avanza la innovación corporativa en Chile. Eso al menos es lo que revela la versión 2013 del Estudio de Innovación en Empresas Chilenas, que realiza por segundo año consecutivo la consultora Innspiral y el Club de Innovación.

El informe advierte que de las 50 grandes empresas consultadas, el 66% reconoce el concepto innovación como parte importante de su estrategia de negocios. Una cifra que según el gerente general de Innspiral, Arturo Herrera, ya refleja un auspicioso escenario, pues hace una década el tema lisa y llanamente no existía en las empresas chilenas.

Es cierto que estamos al debe si nos comparamos con países más desarrollados, cómo no, pero la gerente general del Club de Innovación, Denise Mahias, asegura que los actuales resultados reflejan que la realidad local tiene “altas posibilidades de cambiar en los próximos años”.

“Están surgiendo iniciativas que van a generar cambios. El emprendimiento ha crecido en forma notable. Chile lleva años liderando programas, como las start-up, que están tomando tomado fuerza propia”, sentencia.

La experta advierte que el país está a la espera de los resultados de distintas iniciativas orientadas a potenciar oportunidades en investigación aplicada. “Éste es un tema complejo, pero llegó el momento de abordarlo con seriedad. La innovación tiene un impacto tremendo que hoy es desconocido y desaprovechado”, advierte.

¿Qué es innovar?

Al final del día “innovar es transformar el conocimiento en valor” y que las empresas lo estén integrando a sus estrategias de negocios “es un tremendo avance”, agrega Herrera. Ésa es toda la clave. Innovación no es sólo investigar y lanzar nuevas tecnologías al mercado, es también crear valor adaptando conocimientos y tecnologías existentes.

Hay ejemplos exitosos dando vueltas. La empresa de soluciones para la arquitectura, Hunter Douglas, hace años que descubrió en la innovación “una fuente de ideas que sustentan el crecimiento”, como explica el gerente de producción, Mateo Burgos. La filial chilena de esta multinacional se ha convertido en un ícono de la innovación local. El 70% de su Ebitda (beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) proviene nada menos que del mundo de la innovación.

Sólo para tener una idea, en Apple el 60% del Ebitda proviene de innovación. La media de las empresas que considera innovación en sus negocios, va entre 5% y 15%. En Chile aún estamos muy lejos. (Ver infografía).

Más allá de la moda

En Apple el porcentaje parece lógico, pero la tendencia mundial es que la innovación vaya ganando terreno en todo tipo de industrias, hasta en las más estáticas. Hay consenso de que ya no es un tema exclusivo para empresas “onderas” que trabajan de jeans y zapatillas, sino que se ha vuelto un imperativo… aunque sea, por ahora, concentrado en las grandes empresas.

La razón es simple: hay evidencia de que con innovación se puede aspirar a crecer más que los competidores. O mirado de otra forma, sin ella el negocio puede tender a desaparecer. Kodak a nivel mundial es un tremendo ejemplo de aquello.

Denise Mahias lo explica así: “Hay que tener conciencia de que las decisiones que se tomen hoy tendrán impacto en los próximos años y que las empresas que están preocupadas de mantenerse a flote, cómodas con su situación actual, pueden estar perdiendo terreno y no darse cuenta hasta que sea demasiado tarde”.

Corazón del negocio

“Con innovación se concretan nuevas maneras de hacer negocios. Por eso se hace tan revelante”, asegura el gerente de Recursos Humanos de Metrogas, Javier Roa. Pero hay algunas pautas que seguir: colocar la innovación al servicio de los grandes desafíos del core business de la empresa parece ser la más relevante.

La innovación, además, requiere práctica y consistencia, por eso debe transformarse en un “quehacer” al interior de las compañías, “con un líder claro que movilice y orqueste personas y recursos”, dice Arturo Herrera de Innspiral.

En Sodimac lo tienen más que claro. El gerente general lleva el tema, pero “no de manera paternalista, sino que exige resultados. Sin ese compromiso, sería un fracaso absoluto”, sostiene el gerente de Innovación, José Antonio Riquelme.

En ese contexto es que Denise Mahias advierte que es clave sistematizar los procesos de innovación. “Como en todas las cosas, la práctica es la que hace a los expertos y en este caso, las empresas que llevan años innovando son las que logran los mejores resultados. En términos culturales es tomar riesgos, aceptar el fracaso como parte de un proceso de aprendizaje y promover culturas de confianza”, sintetiza.

Fallar rápido

Menos de 500 millones de pesos es lo que destina la mayoría de las empresas encuestadas a innovación. Los datos mejoran un poco si se consideran sólo las compañías que facturan más de mil millones de dólares, pues ahí más de la mitad destina recursos superiores a eso, pero la cifra sigue siendo bajísima. (Ver infografía).

Hay harto por avanzar. Aunque otra mirada es que muchas empresas no tienen un monto anualmente en el presupuesto, sino que simplemente están abiertas a financiar buenos proyectos. “Existe un comité de innovación compuesto por la gerencia general y la administración superior. Si el proyecto agrega valor a la empresa, se le otorgan los recursos necesarios. Es a pedido, no tenemos un monto anual”, advierte el gerente de Estrategia, Procesos y Sustentabilidad de E-CL, Roberto Zazzali.

En el uso de recursos para innovación, en todo caso, hay una regla de oro: fallar rápido y barato. “Cuando una empresa se atreve a crear algo que no existe, siempre hay riesgo de fallar, por eso el modelo es invertir pocos recursos en prototipos que permitan validar las oportunidades y soluciones”, explica Arturo Herrera de Innspiral.

Por qué innovar

Generar impacto económico es una de los principales objetivos de las empresas chilenas a la hora de innovar, pero también se menciona fomentar la cultura de innovación y mejorar la imagen o posicionamiento como aspectos centrales.

En este contexto es que las empresas han comenzado a darse cuenta que deben abrir canales de innovación incluso más allá de sus empresas, siendo los proveedores y las universidades sus principales fuentes de inspiración.

¿Cuáles siguen siendo las trabas? No tener procesos instaurados, impedimentos en la cultura organizacional y no ser un tema prioritario para la gerencia general.

Un ejemplo: “Somos muy ejecutores, con gran eficiencia en las operaciones, sin embargo, somos muy jerárquicos, lo que provoca un cierto temor a cambiar y a aceptar el error, eso retrasa la innovación”, sostiene Cristián Meyer de Desarrollo de Productos de Agrosuper. •••

Si quieres revisar el artículo original, te dejamos el link de Revista Capital:
http://www.capital.cl/vida-y-estilo/especial-innovacion-como-andamos-por-casa/

radiografia-a-la-innovacion-corporativa-en-chile revista-capital innovación Innspiral